Una de las catástrofes humanitarias más grandes de este último siglo es la de los refugiados. Los refugiados son personas que, a consecuencia de guerras, revoluciones o persecuciones políticas, se ven obligados a buscar refugio fuera de su país. El problema es que la mayoría de países a los que acuden son fronterizos, países pequeños, pobres y con insuficientes recursos para acoger a tantas personas. En consecuencia, estos países recurren a los campos de refugiados para solucionar el problema. En estos campos, como el de Zaatari en Jordania, es muy difícil que a un refugiado se le permita salir para formar parte de la sociedad. Como es evidente, la meta es la inclusión social, que los refugiados puedan vivir fuera de los campos en las mismas condiciones que un ciudadano corriente.

 

Europa cuenta con el espacio y los recursos suficientes para asumir a todas estas personas, sin embargo, carece de la voluntad y recurre a los campos y al cierre de fronteras. Por ese motivo, es necesario concienciar a la sociedad europea de la situación de estas personas para actuar a través de la política. Hasta ahora han surgido numerosas iniciativas aunque al parecer ninguna ha logrado calar en nuestra conciencia. Por ello, se piensa que una campaña que muestre la realidad de un campo de refugiados a través de una videotransmisión en directo 24h mediante la instalación de pantallas LED modulares en la vía pública podría funcionar. La idea es sensibilizar a través de la empatía y el entendimiento por medio de la información. La información es la realidad, es cruda, es impactante y es incómoda pero es necesaria en un mundo en el que prácticamente no quedan otras alternativas, por ese motivo, la campaña es a la vez una crítica de sí misma. Las pantallas se situarían en lugares céntricos y concurridos de ciudades europeas durante varios días.

VENTANA A LA REALIDAD

Equipo de diseño

Miguel Giner